sábado, 29 de noviembre de 2008

HOTEL SAN JOSE (ALBACETE)



HOTEL SAN JOSE (***)
San José de Calasanz 12
02002 Albacete
Telf: 967.507.402
Fax: 967.506.127

www.hotelsanjose-albacete.es

Habitación: 604
Fecha de entrada: 25/11/08
Tarifa: 76€/noche (Sólo Alojamiento)

En el centro de la ciudad, a nada de la Catedral y de las principales calles comerciales encontramos este tradicional hotel ligremante actualizado. Está situado en una bulliciosa calle durante el día, no en vano junto a la puerta hay una biblioteca municipal, pero muchísimo más tranquila durante la noche. Tras las puertas correderas de cristal hay que bajar cuatro o cinco escaleras para llegar a la angosta recepción.

En un pequeño espacio se acumulan el mostrador de recepción, el ascensor, unas butacas para espera y la entrada en la cafetería. Tras el mostrador el trato es frío pero correcto. Sin sobresaltos y algo más rápido de lo normal al pedirnos quedarse con el DNI. No piden la tarjeta de crédito. Nos entregan un llavero de metacrilato con el número de la habitación en él grabado. En un ascensor forrado de espejos ascendemos hasta la última planta.

La salida del ascensor resulta poco acogedora. Un distribuidor más propio de un edificio de viviendas que de un hotel: paredes color vainilla, luces de fluorescentes encastradas en el techo. Suelos de baldosa color rojizo y puertas de madera algo endeble con cerraduras de tarjeta. Olor a comida por el hueco de la escalera.

Tras la puerta notamos calor, que se agradece, porque el frío cae a cuchillo ahí fuera. El aire acondicionado está funcionando. Lo hace estupendamente bien pero de forma sonora y quizá reseca demasiado el ambiente. Pasada la puerta encontramos una pequeña cocina: fregadera, minifrigorífico, armarios para el menaje y un juego de te de barro, con un surtido de tes orientales con un cacillo rojo para calentarlos.

Dejamos la cocina con una puerta y entramos en el dormitorio. El suelo se convierte en parquet. No muy deteriorado pero de limpieza bastante mejorable: algunas bolillas revolotean al cerrar las puertas o al pasar junto a ellas. El espacio es generoso: dos camas con un cabecero de madera y unas mesillas con lámparas de noche de escasa luminaria. Una mesa de trabajo ocupada por un plasma, aunque deja un pequeño espacio para trabajar de forma confortable. El wifi es gratuito, pero no funciona. La señal es tan baja que no consigue conectarse. Hay un esnchufe junto a la mesa, sobre el maletero, pero no hay enchufe de red para conectarse a internet con cable.

Las camas aparecen cubiertas por unas antihigiénicas colchas de color marrón brillante. Debajo de ellas sencillas sábanas y almohadas corrientes. El colchón necesita un repaso prorque ya ha vivido bastantes noches. La oscuridad se consigue plenamente, pero la insonorización es escasa. Muy escasa. Oimos hasta un niño tocando la flauta. La habitación dispone de dos enormes armarios correctamente vestidos con colgador, cajones, estanterías...

Junto a la mesa una pequeña butaca de corte moderno sirve para la lectura relajada junto a la ventana, construida al ganarse el esapacio de la terraza. Lástima de la horrible cortina que la cubre.

El baño también resulta amplio. Pero bastante antiguo. Lavabo, inodoro, bidet y una bañera con una pequeña vetana al exterior. Los grifos son monomando pero de las primeras series que existieron. Están roñosos y piden a gritos una renovación. El agua sale de forma irregular por el grifo. La bañera, protegida por una cortina de tela, ofrece abundante presión por el grifo roñoso pero escaso caudal de agua. Toda la luz del baño se concentra en dos fluorescentes que dan una sensación de frialdad y poca calidez. Poca calidez dan también las toallas. Muy viejitas y demasiado pequeñas.

Si a todo esto le añadimos las baldosas blancas de la pared y el gres azulado en el suelo, nos qeudamos fríos. Gélidos al ver el engendro que hay cologado en la bañera para dispensar el jabón de ducha. El resto de las amenities se presentan en una cesta y combinan los productos de última generación (set dental o set de afeitado) con otros más antiguos (lustrazapatos, peine, jabón...). Un enorme espejo sostiene dos repisas de cristal donde apoyar el neceser. Los vasos son de plástico.

Por la mañana el servicio de despedida es rápido y ágil. Pero sin más.

Calidad/precio: 5.5
Servicio: 6
Habitación: 5
Baño: 5.5
Estado de Conservación: 5.5
Valoración General: 5.5

2 comentarios:

andres carruano dijo...

Como todos los comentarios sean como este estamos apañados.
Es un tres estrellas que ya quisieran muchos 4 estrellas.Quien oiga que la recepción es angosta, es una forma bastante cruel de describir un espacio abierto con cristaleras que dan a la calle,un entorno moderno, muy agradable, no es un hall de los inmensos que se estilan en muchos sitios pero no es angosto,ni mucho menos, ¿y asi son todos comentarios? Trabajo de comercial hace muchos años, me paso la vida viajando, en Albacete he dormido en casi todos los hoteles , y me quedo en el San Jose, siempre que puedo hace muchos años.
Para que demostrar que desacertado es su comentario sólo un dato. Sino hace la reserva con tiempo hasta los cliente habituales nos podemos quedar sin hueco, pues normalmente está lleno.

Si lo que usted busca es un 5 estrellas inmenso, y recien inaugurado, ese otro tipo de comentario.
Por cierto el comentario del niño tocando la flauta....?¿?¿ sin comentarios.......
Sin mentir usted da una idea muy falsa de la realidad.

Carlos Andreu dijo...

Querido Andrés
Agradezco su visita.
La Recepción, lo siento, pero es angosta. No llegará a cuatro metros cuadrados de superficie, después de haber bajado cuatro escalones y la altura no creo que sobrepase los 2.15 (considerando que yo mido 2 metros... no es difícil de medir). El mostrador quizá no alcance ni un metro de largo.
Si ha visto mi blog verá que no busco nada, sino que comento para el que quiera leerlo lo que yo veo y siento. Y le juro que oí a un niño gritar y tocar la flauta, tanto como que por las escaleras olia a comida.
Si realmente hay alguna mentira en mi texto le rogaría que demostrara que es falso.