jueves, 17 de abril de 2008

HOTEL UNIVERSIDAD (ALBACETE)



Hotel Universidad (***)
Avenida España 71
02006 Albacete
Telf: 967.508.895
Fax: 967.236.979

reservas@hoteluniversidad.com
www.hoteluniversidad.com

Habitación: 220
Fecha de entrada: 16/04/08
Tarifa: 58€ (Alojamiento y Desayuno)

Imagino que abrir un hotel con el nombre de Universidad y establecerlo en un Campus Universitario ya te da clientes asegurados. Otra cosa es que sea un hotel. En un edificio insulso de ladrillo rojo y con sus bajos ocupados por decenas de bares, cafeterías y pubs el Campus de la Universidad de Castilla La Mancha ofrece este alojamiento, tan insulso como el edificio.

La recepción resulta sorprendentemente cutre. Paredes y columnas azules, un sofá antiguo, una mesa baja, un angosto mostrador casi oculto por papeles, periódicos, folletos.. y con todos los documentos del hotel a la vista dan una sensación de frialdad y desorden que nos hace presagiar lo peor. Lo que es.

El trato es súmamente frío y distante. Incluso socarrón cuando preguntamos por el Wifi y nos dicen con cierta sorna que tenemos que pagar 12 Euros por una tarjeta de 24 horas, en un Hotel, de Universidad y Campus Tecnológico. ¡Viva la ciencia, el progreso y la innovación!.

El olor de la cafetería, el comedor y las cocinas invade el ambiente y a través de unos machacados ascensores subimos hacia nuestra planta, dejando atrás un cartel que indica que el hotel se está renovando. El distribuidor desde el ascensor es oscuro aunque de día contará con la luz natural de una cristalera. Los pasillos que a él se abren siguen irradiando la misma frialdad. Luces inexpresivas, suelo de marmol y una alfombra central que amortigua pasos y ruedas.

La tarjeta abre nuestra habitación. Tras la puerta un enorme armario con un enorme espejo en una de las puertas correderas. En su interior tan sólo dos perchas y una balda a una altura tan inusual como inutil. Enfrente la puerta del baño. Corredera. Es la habitación de minusválidos.

No se cómo hará alguien que venga con una silla de ruedas para pasar más allá de la cama, porque el espacio que a los pies de la cama hay entre esta y el tan estrecho como largo escritorio es mínimo. Dos camas de nueva hechura, vestidas con unos nórdicos color marrón claro y separadas por una mesilla común. A cada lado de las camas, luces de noche. Una de las camas tiene el almohadón a juego con el nórdico. La otra, blanco.

La lencería de la cama es agradablemente suave. El colchón nuevo y confortable, y las almohadas son pesadísimos bloques de latex, muy confortables si uno está acostumbrado a este tipo de almohadas. Sobre la mesilla, el teléfono y una (sólo una) hoja para tomar notas. Un interruptor que sólo apaga las luces de los lados de la cama y un enchufe que no funciona.

A los pies de la cama un larguísimo y estrecho escritorio acoge la antiquísima televisión a la que sólo le faltan las antenas. Hay enchufes cerca para enchufar el portátil, y después de pagar 12 Euros, nos podemos conectar al wifi. Pero no podemos sentarnos. No cabe la silla en el espacio que queda entre la mesa y la cama. Amén que las dos sillas que hay en la habitación son terriblemente incómodas y bajas para lo alto de la cama. Siempre nos queda trabajar desde la cama...

El aire acondicionado calienta de lo lindo, pero no tiene modo automático por lo que nunca se para y si a eso le añadimos que el ruido es absolutamente ensordecedor es inviable dormir con él encendido. El paseo del vecino también nos molesta para dormir, y el foscurit, rajado posiblemente al tratar de abrir la ventana de difícil manejo, deja pasar la luz de la mañana.

Además de las camas, y el suelo de madera que han sido recientemente renovados, también el baño se ha renovado. Grifería de diseño de Porcelanosa, de la que podríamos encontrar en algún hotel de cinco estrellas. Fuera de eso, todo es más de lo mismo: el suelo de madera que se pone tibio de agua y peligrosamente resbaladizo tras la ducha, paredes de baldosín multicolor, un lavabo de cristal rugoso que traga el agua con dificultad, inodoro y bidet. Aún así pese a la reforma se sigue oyendo la cisterna del vecino y el agua correr por las tuberías del piso de arriba.

Toallas abundantes pero poco esponjonas y escasísimas de tamaño. Se nota que son viejas. En la ducha encontramos los restos del sobre de gel del cliente anterior. Las amenities son abundantes, pero de escasa calidad y peor hechura. Además se presentan en una cestita de mimbre con una telita con ganchillo llena de mugre.

Presión, caudal y temperatura son más que suficientes, para una enorme ducha sin puerta. Quizá sea porque es para el minusválido. Imagínate como acaba el baño de agua... Hasta los zócalos de la puerta están reventados de humedad.

Por la mañana un buffet de desayuno del que sólo podría salvarse la estupenda máquina de Nespresso, que no el café, porque el camarero prevé la llegada de clientes y cuando te sientas en la mesa te pone un café que ha hecho hace 10 minutos, con lo que le quita todo el encanto, sabor y aroma.

Si es mejor pasar de puntillas por el buffet de desayuno, no te quiero contar por la recepción a la hora de salir. Encima que pagas, malas caras por tener que incorporar los datos de la empresa a su fichero... y no es la primera vez que estoy, así que deberían tenerlos...

Calidad/precio: 6.5
Servicio: 4
Habitación: 5
Baño: 6
Estado de Conservación: 7
Valoración General: 5.5

4 comentarios:

djtzaba dijo...

Por motivos laborales voy a menudo a Albacete. Me he alojado en dos hoteles, el NH y el hotel Castilla, en ambos casos me han decepcionado muchísimo, y no me extraña tu aventura en este hotel de la zona de la universidad. Me da la sensación que en la ciudad con más habitantes de Castilla La Mancha, aún no se han dado cuenta de los beneficios del turismo.

¡Enhorabuena por el blog!

Carlos Andreu dijo...

La verdad es que no he estado en otro más que en el Universidad y en el Parador. Cualquiera de los dos dan un poco de pena, aunque claro para pasar pena el Universidad es más barato, al menos...
Gracias por tu visita y tu comentario!
Un abrazo

Anónimo dijo...

Eres un personaje en toda la extension de la palabra,se denota en ti ,tu falta de vida en otros campos, que no sean los profesionales,solo tenemos que mirarte la carita ,

miguel dijo...

Es un hotel genial ,creo que no son justos los comentarios ,en esa epoca estaba reformandose ,ademas de no ser ciertos algunos comentarios,deberias de ver las cosas terminadas para hablar con propiedad,deberias de hablar del hotel de hoy en dia,no de comentarios de hace 4-5 años ,el trato es fabuloso,lo del cafe no lo entiendo mucho ,es una de las mejores cosas,y como eso todo ,solo te dire zapatero a tus zapatos