sábado, 12 de enero de 2008

CARMEN DEL COBERTIZO



CARMEN DEL COBERTIZO
C/ Cobertizo de Santa Inés 6
18010 Granada
Telf: 958.227.652
Fax: 958.229.268

www.carmendelcobertizo.es
info@carmendelcobertizo.es

Habitación: Alfarje (Doble Estandar)
Fecha de llegada: 11/01/2008
Tarifa: ?

Este hotel triunfará seguro, así que más les vale a los taxistas de Granada aprender rápido que para llegar a este Carmen, una vez atravesada la plaza Nueva, y arrancando el Albayzin, deberán subir por la Carrera del Darro y dejar a sus clientes en el primer puente que cruza el río. Allí, a la izquierda, tras subir cuatro escalones de la Cuesta de Santa Inés, encontramos a la Derecha una calleja sin salida donde vemos oculto por una jardinera el cable que permite tocar la campana que hace de timbre en este Hotel, sin duda uno de los mejores que hemos visitado jamás.

Cuando la nórdica belleza de Ana y su efusiva bienvenida nos abre la puerta ya nos damos cuenta que esto es distinto. Que aquí el importante si que es el viajero y no el DNI. Lorena, su propietaria nos da la bienvenida a "su casa", y nos ofrece una Limonada con Hierbabuena, como se tomaba en la casa de Lorca. No olvidemos que estamos en Granada.

La recepción es un pequeño escritorio con un ordenador, oculto al público por una columna. Lo importante como digo, es el viajero.

El patio típico de un Carmen granadino nos recibe perfectamente decorado con plantas y macetas de vivos colores. Estupendos sofás bajo el techo acristalado abierto a la noche granadina fomentan la tertulia y la lectura. Rincones acogedores con pequeñas mesas antiguas, lámparas de luces indirectas, percheros y un toque morisco en cada pared, en cada puerta y cada azulejo.

Por una empinada escalera Ana nos lleva a nuestra habitación. Es sin duda la más pequeña de las cinco, pero ya querrían para sí una habitación como esa algunos otros hoteles que pasan por “lujosos”. Un borlón de terciopelo decora la llave que abre la antigua puerta de la habitación. Dentro, las luces que están encendidas son las que deben estar, para dar una sensación de ambiente agradable, recogido y entrañable.

De sólo ver la cama ya nos apetece lanzarnos sobre ella. Su apariencia mullida, como las de antes, con una colcha de flores y enmarcada entre dos mesillas con lámparas de pié. Enchufes sobre ellas para poder cargar el móvil. No hay televisión ¡por fin!, ni teléfono, y los móviles tampoco tienen demasiada cobertura. Tampoco hay mesa de trabajo. Claramente es un hotel para descansar y desconectar, y no es un hotel para trabajar, aunque el claustro abierto sobre el patio dispone de varios escritorios antiguos rodeados de bibliotecas y colecciones de abanicos más para escribir los Cuentos de la Alhambra con pluma y papel de tela, que para aporrear el teclado del portátil contestando emails gracias al Wifi gratuito.

A los pies de la cama un arcón cubierto con ricas telas, dos lámparas de inspiración árabe y junto a todo una ventana de madera con vistas a la estrecha calleja donde está la entrada. El suelo de mármol se protege con algunas ricas alfombras y las paredes se decoran con motivos diversos y muy caseros.

La cama es sin duda celestial. Un colchón mullido y envolvente y un nórdico envuelto en sábanas de hilo hacen las delicias de un descanso reparador y silencioso. Calefacción con radiador para no tener que soportar zumbidos ni ruidos extraños, aunque si que se escucha la conversación de los otros huéspedes si pasan por la puerta de nuestra habitación. Son sólo 5 habitaciones, así que…

Los pájaros del jardín –con alberca árabe incluida- nos despiertan al despuntar la fría mañana sobre el Albayzin. Pero la luz apenas entra por las contraventanas de madera.

El baño se ha construido nuevo dentro de la estancia. Es justo de tamaño, pero suficiente para una sola persona. Dotado de suficientes amenities sin personalizar de estas con aspecto de antigua botica, nos ofrece un mullido, cuidado y enorme albornoz y una gigantesca toalla de ducha igualmente suave y agradable. El set dental y de afeitado nos lo presenta en una coqueta bolsita de tela decorada con cenefas de punto de cruz. La grifería dorada y con porcelanas blancas de corte antiguo funciona a la perfección: temperatura adecuada e increíble caudal para una ducha reparadora después de un día de trabajo. Lástima que a veces se escuchen sonidos producidos por los grifos de otras habitaciones.

Al salir Ana nos entrega “la llave de su casa de Granada” y soluciona en medio minuto los trámites informáticos de check in y control. Volvemos tarde y Ana sigue trabajando. No se cuando dormirá porque nos levantamos temprano para desayunar y nos la encontramos de nuevo, toda dulzura y amabilidad ante un pantagruélico desayuno donde todo es artesanal y casero. Habrá que volver en verano para disfrutar de estos manjares en el fresco jardín de la casa.


Calidad/precio: 10
Servicio: 10
Habitación: 9
Baño: 8.5
Estado conservación: 9
Valoración General: 10

7 comentarios:

eva dijo...

Oh Carlos... me he enamorado de ese Hotel, la descripción es sencillamente sobrecojedora, te felicito. Creo que voy a seguir tus pasos, en poco tiempo estaré aterrizando en Granada.
Por casualidad, puede alguien guiarme un poco en cuanto a otras ofertas hoteleras de la zona? Muchas Gracias!

Carlos Andreu dijo...

Hola Eva
Gracias por tu visita y comentario.
Yo también he dormido (hace tiempo, antes de tener el blog, por eso no los recojo) en el Alhambra Palace (normalito, pero lejos del centro), Center (impersonal, muy correcto y en la zona universitaria) y el Parador (delicioso tras su restauración y dentro de la Alhambra).
Siento no poder ayudarte mucho más...
Un abrazo

Santiago dijo...

He tenido oportunidad de viajar varias veces a Granada y no he dado todavía con este hotel, que parece estupendo! Lo voy a tener en cuenta para un futuro viaje. Si es por la descripción que acabo de leer, ¡dan ganas de vivir allí toda la vida!

valentina dijo...

Carlos, gracias por los datos de los Hoteles. Yo estoy buscando por http://www.hotelscombined.es/City/Granada.htm y tiene buenas opciones.

eva dijo...

Ah! Qué bueno que me pudieras contestar... me sirve mucho la información, mil gracias Valentina por el sitio que posteaste es super completo... ahora a terminar de programar :)

Anónimo dijo...

Eva, yo he estado una vez en el Carmen de la alcubilla del caracol para ir a un concierto de Noa y fue todo encantador. Te lo juro, de sólo recordarlo, casi se me saltan las lágrimas. En el desayuno, le pedí al propietario que se sentara con nosotros, jejejeje. Incluso, al acabar, me sentía tan bien, que recogimos casi todas las cosas de la mesa.

Mira: http://www.alcubilladelcaracol.com/index_es.htm

Carlos, me parece una pasada tu blog, mucho más trabajando como trabajo en un spa de un hotel de 5 estrellas, y valoro muchísimos tus comentarios y aportaciones

Franfri

Carlos Andreu dijo...

Franfri
Gracias por tus palabras y comentarios. Anoto el Carmen que me dices para alguna de mis próximas visitas a Granada. Y si me das las coordenadas de tu hotel Spa 5* las anotaré también.
Espero que este año pueda recuperar mi ritmo de publicación en el blog que lo tengo algo paradito desde Enero.