jueves, 6 de septiembre de 2007

BARCELO GASTEIZ (VITORIA)



HOTEL BARCELO GASTEIZ (****)
Avenida de Gasteiz 45
01008 Vitoria (Alava)
Telf: 974.50.31.05
Fax: 974.34.14.56

gasteiz@bchoteles.com
www.barcelogasteiz.com

Número de Habitación: 409
Fecha de entrada: 5/09/2007
Precio: 90€/noche (Alojamiento y desayuno)

En una de las avenidas más importantes de la ciudad, a un paso del centro histórico y a escasa distancia de la entrada y salida de la ciudad, el Barceló Gasteiz nos recibe desde un edificio soso y algo anticuado.

La recepción bastante caduca contrasta con algunas concesiones a la modernidad que se han ido incorporando al hotel como el Business Corner, bastante abandonado, por cierto, y las oficinas de atención comercial. Desde un mostrador oscuro nos reciben con eficacia pero con indiferencia, a excepción de la encarga de la noche, que se desvive por nuestra comodidad y confort.

Un ascensor oscuro y anticuado nos conduce a los pasillos, poco iluminados, hecho que se ve reforzado por el color oscuro de la madera de las puertas.

Las habitaciones están a punto de ser habitadas por Paco Martínez Soria. Es necesario –aunque no urgente- una puesta al día. Los muebles son antiguos y además están muy deteriorados (rayas, manchas…), el textil de la habitación es típico de los años 80.

Las camas disponen de lencería convencional, limpia pero muy industrial y excesivamente dura, con un cabecero con “repisa”, caduco, anticuado y viejo. Lo mismo podemos decir del escritorio y su silla así commo de los sofás que junto a la ventana nos permiten descansar un poco viendo la televisión.

El baño es soso e insulso, pero al menos está limpio. Todo en blanco. Bastante luminoso. Los sanitarios, a excepción de la bañera son nuevos y en perfecto uso. Agradables toallas y amenities abundantes aunque la calidad del champú y gel y más propia de hotel playero que de uno de los “mejores” de la ciudad de Vitoria. Pero sin duda la ducha es lo peor. Oscura, antigua, con un suelo antideslizante bastante trasnochado. Lo mismo ocurre con la grifería y los accesorios (colgador de ducha, barra, cortina, jabonera…).

Un ruidoso comedor, con las mesas demasiado juntas, y demasiado pegadas a la mesa de buffet nos invita al desayuno matutino. Variedad adecuada, aunque calidad y presentación bastante pobre. Lo peor sin duda es que las mesas rozan literalmente las mesas donde se coloca el buffet, con lo que aquello se convierte en un trasiego de gente junto a tu mesa bastante incómodo.

Calidad/precio: 6.5
Servicio: 6.5
Habitación: 5
Baño: 5.5
Estado conservación: 6.5
Valoración General: 6

5 comentarios:

Anónimo dijo...

hacer un comentario en esta página supone también hacer crecer el ego de quien la escribe? Entonces ahorraremos el comentario...

Administrador dijo...

Querido amigo.
Si crees que todavía me queda algo de Ego después de llevar la vida que llevo es que sabes muy poco o nada de lo que es viajar.
Te invito a acompañarme una semana conmigo y te olvidas del ego en el segundo avión.
Un abrazo

Toni dijo...

Pues si. 200 noches al año fuera de casa es una pasada.

Anónimo dijo...

Me parece una idea genial este blog!!

Carlos Andreu dijo...

Gracias amigo por tu visita y comentario...